Latinoamérica Español

Cómo seleccionar una astilladora o trituradora para sus proyectos de desmonte

Consejos para encontrar la máquina adecuada para su negocio

sep-2010

El desmonte es un negocio importante y requiere los equipos correctos para procesar los desechos de madera de forma eficiente. En la mayoría de los casos, los contratistas tienen poco tiempo para talar árboles y cortar broza y vegetación baja de un lugar para permitir el comienzo de la obra.

La selección de los equipos correctos es importante para ayudar a mejorar la productividad. Se dispone de muchas opciones, desde astilladoras de gran capacidad hasta trituradoras horizontales y de tolva de gran volumen. Cada una tiene sus ventajas y limitaciones específicas, dependiendo del tipo de trabajo.

Hay dos criterios principales que a menudo son cruciales para tomar decisiones sobre la selección de equipos para las operaciones de desmonte: la movilidad y la productividad (y la primera suele afectar a la segunda). El tamaño del área que se desmonta también es otra consideración clave.

Las astilladoras se han usado tradicionalmente en aplicaciones de cuidado de árboles. Ahora hay modelos más grandes que se han integrado en el mercado de desmonte. Por ejemplo, si el terreno de desmonte es menor que 2 hectáreas (5 acres), se puede utilizar una astilladora grande de remolque o autopropulsada. Las astilladoras más grandes tienen capacidad de procesar material de hasta 53 cm (21 pulg) de diámetro, lo que es suficiente para la mayoría de las necesidades de desmonte.

Si la mayoría de los trabajos comprende 2 hectáreas (5 acres) o más, la mejor opción puede ser una trituradora horizontal o de tolva, ya que trituran mayores cantidades de material más rápidamente. En una situación en que una obra pueda tener varias pilas de residuos, como es el caso de una obra de desmonte, la opción montada sobre orugas puede ser muy eficiente.

Selección de la astilladora correcta
Mark Rieckhoff, gerente de ventas medioambientales de Vermeer, dice que una regla práctica consiste en comprar una astilladora que pueda manipular efectivamente un mínimo del 80 al 90 por ciento de los residuos de árboles y broza que trata de procesar el contratista.

“Por ejemplo, si un contratista de desmonte piensa procesar árboles en que la mayor parte del material mide de 41 a 51 cm (16 a 20 pulg) de diámetro, sería suficiente una astilladora de 53 cm (21 pulg) de capacidad”, dice Rieckhoff.

Se dispone de astilladoras tanto de remolque como autopropulsadas. Las astilladoras de remolque tienen muchas de las mismas ventajas que las astilladoras autopropulsadas. Sin embargo, las astilladoras autopropulsadas tienen ventajas exclusivas en las obras de desmonte, ya que los contratistas se dan cuenta de que estas unidades pueden ayudar a disminuir los costos de mano de obra y aumentar la eficiencia en la obra.

Se pueden conseguir los servicios de un contratista para talar árboles y cortar broza de una obra de urbanización de 0,4 a 2 hectáreas (1 a 5 acres). El uso de una astilladora de orugas autopropulsada permite al contratista desplazar la máquina a la parte trasera de la parcela y procesar los árboles en una sola pasada. Esto ayuda a impedir la necesidad de cortar árboles en trozos más pequeños y más fáciles de manipular antes de moverlos hacia la astilladora de remolque, y así reducir los cortes de sierra y la mano de obra. En algunos casos, el urbanizador tal vez desee que las astillas se esparzan por igual en la urbanización para ayudar a controlar la erosión, o que se dejen en una pila para usar como cubierta orgánica de jardinería una vez urbanizado el lugar.

Mientras que las astilladoras de orugas tienen sus ventajas, los contratistas tienen que pensar en la forma en que estas máquinas se adaptan a su plan general financiero y empresarial. Un contratista, con una astilladora de orugas autopropulsada, puede tener la posibilidad de ampliar su negocio en obras de desmonte de vegetación baja en bosques o despeje de tendidos de servicios públicos.

“La ventaja principal de una astilladora de orugas autopropulsada es su conveniencia; sin embargo, tendrá un costo inicial más alto que una astilladora remolcada”, dice Rieckhoff. “Los contratistas deben tener en cuenta la frecuencia con la que van a usar la astilladora de orugas, y si puede abrir nuevos sectores del mercado para sus negocios y contribuir a generar beneficios financieros.”

Al comprar una astilladora de orugas, es importante seleccionar una máquina con un esfuerzo de tracción adecuado. Más específicamente, la unidad debe tener un par y una potencia de impulsión de las orugas para moverse independientemente y ofrecer la capacidad de moverse cuesta arriba y cuesta abajo en terrenos mojados.

Además, asegúrese de que todas las funciones de la astilladora sean independientes. En otras palabras, debe poder operar las orugas sin hacer funcionar el tambor de corte y tener la capacidad de conectar los rodillos de alimentación sin conectar las orugas.

Rieckhoff advierte a los compradores no pasar por alto las características generales y la calidad de la astilladora misma.

“No pase directamente a las orugas”, dice Rieckhoff. “Un contratista no debe sacrificar el rendimiento y la fiabilidad de la astilladora en favor de esfuerzo de tracción. La máquina tiene que disponer de una buena combinación de tracción, rendimiento e historial de eficiencia en la obra.”

Trituradoras de tolva y trituradoras horizontales
Hay dos tipos comunes de trituradoras — horizontales y de tolva — que se usan en los proyectos de desmonte. Pero hay un método de selección.

“Las trituradoras funcionan mejor en condiciones y aplicaciones que corresponden con sus capacidades”, dice Rieckhoff. “Las trituradoras generalmente funcionan mejor con material pesado de diámetro grande como tocones y bolas de raíces. Si la aplicación uniforme consiste en procesar materiales más largos, el uso de una trituradora horizontal puede ser la mejor opción.”

Para algunos materiales, dice Rieckhoff, se percibe que una trituradora de tolva tiene una mayor producción, pero los modelos horizontales pueden tener una ventaja marcada cuando se trata de materiales más largos, con más broza, como los que se encuentran normalmente en aplicaciones de desmonte.

“Esto se debe principalmente a que la profundidad de la tolva es limitada, y al procesar materiales más largos, puede ser difícil alimentar las ramas largas. Los modelos horizontales tienen la plataforma de alimentación y el transportador largos que guían el material a la trituradora, evitando la tarea a veces tediosa de colocar y manipular el material”, dice.

Además, se pueden usar equipos de carga más pequeños para las trituradoras horizontales, porque normalmente tienen una altura de alimentación más baja que las de una trituradora de tolva. Esto podría ser un factor importante, dependiendo del equipo auxiliar que tiene un operador en la obra.

Las trituradoras horizontales y de tolva vienen con opciones específicas para cada una. Por ejemplo, Vermeer ofrece tanto unidades horizontales montadas en orugas como modelos remolcados convencionales.

“En lugar de tener que remolcar la máquina distancias cortas, el operador puede desplazarla, posiblemente en áreas donde no pueda remolcarse.”

Por otro lado, las trituradoras de tolva de Vermeer, ofrecen ambas opciones con y sin cargador.

Entre las ventajas principales de tener un cargador de garfio en su trituradora de tolva se encuentra la visibilidad de la tolva. La cabina del cargador proporciona una mejor visibilidad de la cavidad de la tolva, para que los operadores pueden cargar el material con más eficiencia. Los cargadores autónomos eliminan también la necesidad de otros equipos, incluida una unidad de carga y el remolque necesario para transportarlo.

Las máquinas sin cargador son comunes en obras que incluyen una flota de equipos de carga de uso múltiple. Algunas trituradoras de tolva sin cargador requieren cargadores auxiliares múltiples para cumplir con las capacidades de producción de la máquina.

Como con cualquier máquina, el mantenimiento preventivo adecuado de una trituradora prolonga su duración y productividad. Los martillos, dientes, ejes de martillo, yunques y rejillas son artículos de mucho desgaste. Antes, algunos propietarios de trituradoras habían hecho caso omiso del mantenimiento normal de dientes y martillos, debido al tiempo que se necesitaba. Vermeer se dió cuenta de este problema de la industria y lo trató introduciendo el sistema de tambor doble patentado para la trituradoras de tolva y horizontales. Ofrece al operador la capacidad de cambiar cualquier martillo individual en cuestión de minutos sin quitar los otros martillos. Este sistema hace que los tambores de Vermeer sean más eficientes que los tambores convencionales “pasador y placa” que han dominado el mercado.

Las trituradoras del mercado disponen de una gama de 76 a 1.193 kW (100 a 1.600 hp). Se deben tener en cuenta dos cosas al seleccionar un tamaño: el volumen y el tamaño del material que se debe procesar, y la necesidad de movilidad.

Consideraciones de seguridad en la obra
A medida que las comunidades siguen creciendo es común que los proyectos de desmonte tengan lugar cerca de urbanizaciones comerciales o residenciales. Por eso Rieckhoff anima a los contratistas a considerar las características de seguridad al seleccionar una astilladora o trituradora.

Una característica que se ofrece en las astilladoras y trituradoras más grandes es un control remoto por radio. El control remoto permite al trabajador operar la máquina desde la cabina del cargador que se usa para alimentar la trituradora o desde el suelo.

Se puede decir que con las astilladoras, las características de seguridad se hacen más importantes que el tamaño y el rendimiento. Las plataformas de alimentación más largas tienen más distancia entre los elementos de corte y los operadores. Entre las nuevas mejoras innovadoras se incluyen una barra de control de alimentación superior mejorada con una posición de parada de emergencia adicional y la barra de parada de alimentación inferior patentada ubicada estratégicamente en el extremo de la plataforma de alimentación haciendo imposible que la pierna del operador golpee la barra y pare los rodillos de alimentación de forma intencionada o automática en caso de emergencia.

Durante los últimos años, Vermeer ha diseñado sus trituradoras horizontales y de tolva para usar en obras con menos espacio. Un desarrollo incluye el sistema de restricción de objetos lanzados (TORS) en trituradoras de tolva y el deflector de objetos lanzados (TOD) en trituradoras horizontales, que funcionan para reducir la cantidad y la distancia de los objetos lanzados. Esto permite a los trabajadores hacer funcionar las máquinas en áreas más pequeñas y estrechas.

No lo haga solo
Rieckhoff cree que lo más importante para los compradores es evaluar con cuidado todas las marcas, modelos, tamaños y opciones de máquina que hay en el mercado.

“Es más posible que nunca para los clientes encontrar una astilladora o trituradora que corresponda bien a su tipo de negocio, tipo de material que astillarán o triturarán de modo uniforme, la producción que requieren, y el entorno de trabajo para la máquina”, dice Rieckhoff. “Los compradores deben aprovechar toda la investigación y el desarrollo que se han efectuado en la parte de fabricación… se hizo con la intención de beneficiarles al máximo”.

Al final, el último objetivo de un contratista debe ser de comprar una máquina que añada valor a su negocio. Rieckhoff dice que el mejor consejo que puede dar a los contratistas es buscar la ayuda de personas de ventas expertas del distribuidor y un departamento de servicio fiable para identificar a un fabricante de buena reputación con productos de calidad. “Le ayudarán a tomar una decisión correcta para su compañía”, dice.

Una vez que un comprador haya determinado lo que es importante y de prioridad, la decisión de elegir una astilladora o una trituradora para su empresa de desmonte será mucho más fácil.