Latinoamérica Español

La Terrain Leveler tritura rocas y costos

mar-2011

Una Terrain Leveler T1255 de Vermeer de 113 toneladas ha ayudado a un contratista a construir nuevos aliviaderos y reducir considerablemente el tiempo requerido para excavar con detalle el fondo del aliviadero en la represa Keepit, a 56 km al oeste de Tamworth y a 39 km al noreste de Gunnedah en el río Namoi.

Dave Thompson, el director gerente de Trenching Systems Australia (TSA), que es propietario de la T1255, indica que usar la Terrain Leveler también implicaba ahorros de costos significativos para el contratista y el propietario de la represa.

La Represa Keepit tiene una capacidad de almacenamiento de 425,510 megalitros, igual al tamaño del Puerto de Sydney. La NSW State Water Corporation supervisa un proyecto de 146 millones de dólares para ampliar su tamaño a fin de asegurar una protección adecuada contra las inundaciones para residentes y propiedades aguas abajo.

Simon Flannery, el ingeniero director de proyecto del contratista, Actualización de la Represa Keepit, señala que el proyecto actual de 38 millones de dólares comprendía la construcción de dos nuevos aliviaderos para aumentar la seguridad de la represa y evitar la rotura de la represa en un caso de inundación extrema. El proyecto del aliviadero debe completarse en agosto de 2011. Se incluirá una segunda etapa elevando el muro de la represa.

Los cimientos del aliviadero eran una mezcla de arcilla y esquisto, que no presentaba ningún problema, pero el segundo aliviadero de 220 m de largo requería eliminar rocas muy duras, de hasta 150 MPa. La metodología tradicional consiste en perforar y volar la roca hasta el nivel de los cimientos, arriesgando que se haga de forma excesiva, lo cual es caro de reparar con hormigón “dental”.

La excavación detallada final se hace normalmente con excavadoras y martillos neumáticos, ya que las voladuras no pueden lograr la precisión requerida. “Con un área requerida de 6.500 m² para el aliviadero, se habrían tardado tres o cuatro semanas en lograr el nivel del suelo específico necesario”, afirma Simon Flannery.

La Terrain Leveler T1255 Commander no se probó en dicho entorno, ya que la máquina se usa comúnmente en las explotaciones mineras a cielo abierto. Un proyecto de construcción de precisión como la represa Keepit era algo novedoso.

“Era arriesgado, pero sabíamos que si daba resultado nos ahorraríamos semanas de trabajos difíciles con excavadoras”, recuerda Simon.

El equipo de construcción llamó a la obra a Craig Batten, gerente de servicios de minería nacional de Vermeer y a Dave Thompson de TSA, para evaluar el proyecto. Ambos sabían que la T1255 podía hacer su tarea.

“El director de proyecto y el ingeniero del proyecto tenían ideas muy avanzadas y eran proactivos. Lo analizaron cuidadosamente”, manifiesta Dave.

Sus ideas dieron resultado. La T1255 tardó solamente 58 horas en completar el trabajo, perfilando el suelo del aliviadero al nivel exacto requerido. Excavó 100 mm de grava compactada, la esparció por la superficie del suelo para dar a la máquina una base estable desde la que trabajar, y después arrancó 300 mm de roca maciza.

“Es impresionante ver en acción a la Terrain Leveler”, recalca Simon. “Es una máquina muy agresiva.”

Dave Thompson señala que la T1255, impulsada por un motor Caterpillar de 448 kW, movió 3.000 m³ de meta-arenisca dura y roca metaconglomerada en el lugar de la represa. “Mastica roca y la escupe de forma conveniente”.

La máquina logró “un perfecto resultado”. Dave indica que la superficie del suelo quedó lisa – “como una mesa de billar”, lista para TSA para simplemente “lavarla con una manguera, barrerla y colar hormigón en la misma”.

A diferencia de la inconsistencia de las partículas de roca volada, la T1255 crea un producto reutilizable de tamaño uniforme, por lo que ya no se necesita una planta trituradora en la obra.

El corte de arriba a abajo de la Terrain Leveler genera productos de tamaño más grande con menos finos, o más producto útil. Transmite más potencia para cortar la roca y menos para desplazar el tractor.

El sistema de inclinación del tambor de la Terrain Leveler permite que la máquina controle la rasante en sentidos lateral y longitudinal de una sola pasada, usando un láser o un GPS para controlar la rasante.

Simon Flannery manifiesta que la T1255 había demostrado que cumplía una función en la industria de la construcción civil.

Craig Batten estaba de acuerdo. “Nos llegan preguntas de todo el país, no solamente de minas y canteras, sino también de un gran número de proyectos de ingeniería civil. Hay numerosos proyectos de construcción de carreteras, ferrocarriles y edificios en los que puede intervenir la Terrain Leveler.”

Dave Thompson está tan satisfecho con el éxito de la máquina que están pensando en añadir otra unidad a su flota de TSA. Sus actividades comerciales han crecido de forma exponencial desde que compró la Terrain Leveler en mayo de 2010. “Se trata de tener imaginación acerca de los posibles usos, no solamente para proyectos tradicionales de explotación minera a cielo abierto”, señala.

“Hay trabajo abundante disponible. Es cosa de convencer a los clientes de los ahorros de costos”.

La movilización para llegar a la obra es “una tarea impresionante”, dado el tamaño y el peso masivos de la Terrain Leveler. Se tardaron tres días en transportarla en un camión de remolque de plataforma baja de Melbourne a Tamworth para el proyecto de la represa Keepit. No obstante, según Dave Thompson, los ahorros están ahí para los clientes preparados para “pensar de forma original” y visualizar las distintas variedades del T1255.

Dave, que también es propietario de una compañía de tuberías, Polymer Welding Services, compró TSA hace seis años, cuando tenía dos zanjadoras y dos camiones. Desde entonces ha ampliado la flota a 13 zanjadoras y los activos de la compañía se valoran en la actualidad en unos 15 millones de dólares.

Tiene la intención de seguir con la marca Vermeer, diciendo que la red de reparación y mantenimiento en la nación es excelente.•