Latinoamérica Español

El reciclaje de tejas de asfalto ha sido una bendición para un reciclador de construcción y demolición de Minnesota

ene-2013

El Consejo de Reciclaje del Noreste calcula que se desechan más de 11 millones de toneladas de tejas de asfalto en Estados Unidos al año; 10 millones provienen de obras de demolición de tejados e instalación de tejados nuevos y un millón más de desperdicios de fabricantes de tejas de asfalto. La Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE. UU. calcula que las tejas desechadas forman el 8 por ciento de los desechos relacionados con la construcción y del 1 al 10 por ciento de los escombros anuales de construcción y demolición, representando una carga tremenda para los rellenos sanitarios de todo el país.

Debido a su composición material (asfalto en vez de madera, metal y otros materiales de construcción), las tejas suelen separarse de los otros escombros de desechos relacionados con la construcción, convirtiendo a estos protectores de techos desechados en un candidato perfecto para el reciclaje. Las instalaciones de reciclaje han respondido, y las nuevas tecnologías han creado algunas oportunidades para ahorrar dinero en los mercados de tejas recicladas, más notablemente como aditivo en las preparaciones de pavimentación con asfalto. Mediante el uso de un asfalto compuesto por una mezcla caliente incorporando solamente un 5 por ciento de tejas recicladas, se puede ahorrar desde $1 hasta casi $3 por tonelada de asfalto de mezcla caliente, además de mejorar la calidad de dicho asfalto que se usa en la pavimentación.

Mark Pahl, preocupado por la cantidad de escombros de construcción desechados que iba a parar a los rellenos sanitarios del país y sabiendo que podría darles un mejor uso, vio una oportunidad y fundó Dem-Con Shingle Processing. Dem-Con Companies, LLC, con sede en Shakopee, Minnesota, se fundó en 1985 y, al principio, el negocio era en gran medida un relleno sanitario para escombros de construcción y demolición. Con el tiempo, el relleno sanitario evolucionó de escombros de demolición y construcción solamente a ciertos tipos de desechos industriales y suelos impactados.

"Básicamente, procesamos todos los desechos inofensivos, con excepción de la basura residencial", comenta Pahl. "El material de construcción y demolición sigue siendo el enfoque principal y la parte más importante de nuestro negocio. Comprendemos un área que incluye la zona metropolitana de Minneapolis/St. Paul junto con las comunidades rurales de los alrededores. Procesamos muchos tipos distintos de escombros de construcción antes de que acaben en el relleno sanitario. Extraemos la madera, el metal, los cartonajes, el hormigón, el asfalto, etc. Resulta muy valioso retirar esos materiales antes de ponerlos en el relleno sanitario".

Los investigadores han descubierto que el uso de tejas de asfalto en la mezcla caliente realmente puede mejorar el rendimiento del pavimento, aumentando su resistencia al desgaste y a la humedad, y reduciendo la deformación y los surcos, la fatiga térmica y el agrietamiento. Actualmente una parte sustancial del reciclaje de tejas de asfalto consiste en mezclar un 5 por ciento de tejas trituradas con asfalto de mezcla caliente en aplicaciones de pavimentación de carreteras y en remiendos en frío. Pahl está contento de no tener que poner más las tejas en los rellenos sanitarios.

"Desde nuestro nivel local todos los años procesamos unas 8.928,6 toneladas métricas (10.000 toneladas cortas) de desechos de fabricación", revela Pahl. "Ese material viene directamente del fabricante de tejas como rechazos de fábrica o finales de lote. Si se agregan a esto los desechos adicionales de la instalación de tejas nuevas en casas existentes, tormentas de granizo, demolición, etc., la cantidad aumenta a unos 22.321,4 a 35.714,3 toneladas métricas (25.000 a 40.000 toneladas cortas) que antes iban directamente al relleno sanitario. Y eso es solamente en nuestra ubicación de Shakopee. Imagínese el efecto en toda la nación".

Incorporación de una criba de procesamiento de madera como ayuda
Según Pahl, el material que recibe Dem-Con como rechazos de fábrica está listo para procesarse sin ninguna preparación especial porque el material no tiene ningún contaminante ni escombros de la construcción. Las tejas, que tienen su origen en los proyectos de instalación de tejados nuevos, crean cierto problema y necesitan un poco de limpieza y filtración de otros materiales porque estos escombros suelen llegar a sus instalaciones mezclados con otras sustancias como estaño, metal, aberturas de ventilación de tejados, tableros, etc.

"Eliminamos todos los escombros que no contengan asfalto en una línea de clasificación", explica Pahl. "Esencialmente el material se distribuye sobre una banda transportadora y disponemos de trabajadores que retiran manualmente todos los materiales que no contengan asfalto a medida que avanzan por la línea de clasificación. De allí, las tejas están listas para la trituración. Por lo general, la trituradora alimenta directamente el material a una rejilla de criba para crear el producto final deseado que se usa en la mezcla caliente de asfalto".

Pahl usa una trituradora diseñada específicamente para procesar el material de las tejas. Las tejas de asfalto sin procesar se trituran primero a un tamaño inferior a 1,3 cm (1/2 pulg.), y después ese material se alimenta en una criba para reducir el material triturado de las tejas a un tamaño aún más pequeño. Dem-Con compró una criba Wildcat 626 fabricada por Wildcat Manufacturing, una compañía propiedad de Vermeer, a fin de contribuir a la simplificación del proceso. "Nuestra especificación en la planta de mezcla caliente varía en todo el país, pero menos de 1/2 pulg. (1,3 cm) es más o menos estándar", explica Pahl. Algunos estados, incluido Minnesota, requieren un tamaño aún más fino y es en este momento cuando la rejilla de criba es la única manera de reducir el producto al tamaño deseado para mayor efectividad desde el punto de vista económico".

La criba puede equiparse con distintos tamaños de rejillas para lograr el resultado final deseado. Por ejemplo, el Departamento de Transporte de Minnesota (MDOT) requiere que el material final sea de una consistencia que Pahl describe como similar a la del café triturado de forma gruesa. A medida que el material pasa por las distintas rejillas, cada ajuste de rejilla se hace más pequeño y reduce el material a la consistencia final deseada. Pahl explica el proceso.

"El tamiz número siete representa un tamaño entre 0,3 y 0,5 cm (1/8 y 3/16 pulg.)", explica. "La especificación requiere que el 90 por ciento del material pase por el tamiz número cuatro y que el 100 por ciento pase por el tamiz de 1,3 cm (1/2 pulg.). Algunos estados tienen una especificación para un material un poco más grueso; todos son diferentes. Hemos constatado que cada vez hay más estados que requieren un material más fino, de modo que la criba Wildcat desempeñará una función más importante en el futuro. La criba Wildcat con múltiples secciones de rejillas que podemos ajustar rápidamente nos ayuda a crear muchos variables y flexibilidad en la forma de preparar el tamaño del producto final.

Todo el material demasiado grande para cumplir con las especificaciones se recicla de vuelta a la trituradora y se tritura aún más, y termina en un proceso de circuito cerrado cuyo resultado es el uso de todo el material sin procesar sin desechos para que ningún material de asfalto acabe en el relleno sanitario. Se aprovecha todo el material.

Expansión y simplificación de los procesos
Dem-Con se ha puesto en comunicación con recicladores de todo el país y ha trabajado con los Departamentos de Transporte (DOT) para extender el reciclaje de tejas de asfalto por todo el país. Eso requirió establecer un conocimiento profundo de la industria de pavimentación de asfalto y el proceso de mezcla caliente usado para completar los proyectos de construcción de carreteras y estacionamientos.

"Al empezar con esto, muchos de los departamentos de transporte estatales no tenían una especificación de mezcla caliente con el uso de tejas, pero cada vez hay más departamentos que la han ido incorporando", declara Pahl. "Sea cual sea la especificación del departamento de transporte, podemos cumplir con sus normas. Competimos con el asfalto virgen porque es lo que reemplaza el asfalto recuperado de las tejas. El uso de tejas en la mezcla permite que el productor de mezcla caliente disminuya el uso de asfalto virgen de elevado precio. Así pues, realmente es un ahorro de costos para ellos y esto es lo que permite la viabilidad económica de este proceso".

Dem-Con se esfuerza mucho en vender por adelantado la mayor parte del producto final, un componente necesario de la operación comercial de Pahl porque prepara el producto específicamente para muchos departamentos de transporte estatales y proveedores de asfalto diferentes. "Tenemos mucho dinero invertido en el proceso y nos aseguramos de que el producto tenga un comprador antes de procesarlo", explica Pahl. "Trabajamos también con recicladores locales que participan en la recolección de tejas por todo el país para ayudarles también. Así pues, hay momentos en que podemos ayudar a la compañía, intentando vender el material, antes de que nos presentemos para procesarlo. Beneficia a todos el que seamos lo más económicamente eficaces que sea posible, para así ayudar de la manera que podamos a impulsar el proceso".

Se espera crecimiento y expansión
Según Pahl, el reciclaje de tejas de asfalto ocurre desde hace ya varios años, pero últimamente el proceso se ha refinado, es más común y gana en eficiencia. A medida que hay más estados que adoptan especificaciones para materiales de mezcla caliente, él es optimista de que la industria seguirá creciendo.

"La clave para la expansión es hacer que colaboren más y más departamentos de transporte", explica Pahl. "La mayoría de los fabricantes de mezcla caliente no pondrán ningún material en sus mezclas a menos que haya sido aprobado por el departamento de transporte. De hecho, si el departamento de transporte estatal no aprueba el material para ser utilizado en sus proyectos de carreteras, los recicladores y procesadores no van a invertir en los equipos o en la tecnología necesarios para lograr un modelo comercial eficiente. Hemos formado una parte integral en el avance del proceso aquí en Minnesota al trabajar con el departamento de transporte, la Agencia de Control de Contaminación de Minnesota, además de productores de mezcla caliente y asociaciones para obtener la aprobación del material de tejas usadas trituradas según la especificación permitida por todo el estado".