Latinoamérica Español

Aumente su capacidad y mejore la calidad del heno

feb-2014

Se dice que el rastrillo de descarga de dientes de acero se introdujo por primera vez en la década de 1860. De hecho, en esa época, el proceso era rastrillar el heno formando pilas, que luego se cargaban en una carreta para transportar a un pajar o un granero. Para hacer hileras para las enfardadoras que llegaron más tarde, el operador simplemente separó las descargas por igual para alinearlas en el campo.

La ironia es que hasta que compraron recientemente un rastrillo de ruedas de alta capacidad VR2040 de Vermeer, Butch y Matt McGinn, propietarios de un rancho entre Anselmo y Dunning, Nebraska, han venido usando un rastrillo de descarga en aproximadamente 1200 hectáreas (3000 acres) de hierba desde el día en que Butch se convirtió en un operador de la tercera generación.

“Sí, compramos un rastrillo de ruedas más pequeño hace unos 10 años”, dice Butch. “Pero lo usamos principalmente para pasar por las áreas bajas y mojadas, para tener espacio para girar con el rastrillo de descarga. Hasta que lo cambiamos por el VR2040 el año pasado, usábamos tanto un rastrillo de ruedas como un rastrillo de descarga porque nadie fabricaba un rastrillo de ruedas lo suficientemente grande para formar una hilera buena”.

“Ahora el VR2040 forma una hilera suficientemente grande para nosotros y nos deja rastrillar siguiendo el contorno de la tierra”, añade Matt, observando que está usando una enfardadora 605 Super M de Vermeer para enfardar el cultivo. “Con eso surge otra ventaja del VR2040. Con el rastrillo de descarga, teníamos que dar a la persona del rastrillo una hora de adelanto para que tuviera unas cuantas hileras preparadas.
Ahora, nada más arrancarse el rastrillo, se puede arrancar la enfardadora. Representa un gran cambio para nosotors. No lo volvería a hacer como antes”.

Butch explica que aunque una hileradora o una segadora acondicionadora puede ser más rápida que una segadora con barra de corte y un rastrillo, las condiciones del campo simplemento no lo permiten. “Si usa una máquina de corte de ancho grande, no se secará nunca la hilera”, dice. “Hay siempre justamente suficiente humedad en la parte inferior de una hilera que, incluso si la voltea, no estará suficientemente seca al final del día. Además, al día siguiente, estará mojada otra vez en la parte inferior”.

Por tanto, a pesar de nuevos equipos y tecnología, los McGinn han tenido que utilizar métodos eficaces más antiguos pero fiables.. Es decir, hasta que llegó el VR2040, permitiéndoles dejar el rastrillo de descarga y reemplazar dos rastrillos por solo uno.

“Esa es parte de la razón por la que introducimos el VR2040 y el VR1428 más pequeño”, dice Lucas Graham, Ingeniero de Producto Superior para rastrillos y procesadores de fardos en Vermeer. “En algunas de las áreas de cultivos de las praderas y debido a las sequías recientes, a veces se necesitan 12 m (40 pies) de cobertura para formar una buena hilera. Entonces, estábamos viendo más demanda para un rastrillo de este tamaño.

“De hecho, si el cultivo es más denso en un área en particular, el operador puede estrechar fácilmente el ancho del rastrillo a un mínimo 7,6 m (25 pies) sin cambiar el ancho de la hilera”, añade, indicando otra característica única de los rastrillos Vermeer.

Mientras los McGinn pueden usar un rastrillo durante solamente seis a ocho semanas del año, Grant Breitkreutz, que, junto con su esposa, Dawn, y su hermano y cuñada, Seth y Kelly Breitkreutz respectivamente, son propietarios y operadores de la Circle B Custom Company cerca de Redwood Falls, Minnesota. Usan un rastrillo de ruedas VR2040 de Vermeer casi diariamente en verano y otoño. Aunque no aceptó la entrega de la máquina hasta el mes de agosto pasado, ya la han usado en 2000 acres de hierba irrigada y más de 800 hectáreas (2000 acres) de cañas de maíz que se enfardan con tres enfardadoras especiales de cañas de maíz 605 Super M y dos enfardadoras 605 Super M de Vermeer.

El máximo beneficio de la compra del VR2040, dice Breitkreutz, es que les ha dejado aumentar su productividad en aproximadamente un 30 por ciento comparado con un rastrillo de 8,5 m (28 pies) de una marca de la competencia. No obstante, dice que también les ha facilitado la contratación y capacitación de empleados, especialmente porque pocas veces tienen la misma cuadrilla de una semana a otra, debido a la naturaleza estacional o de tiempo parcial del trabajo.

“Si pueden conducir un tractor, pueden hacer un fardo detrás de este rastrillo”, dice. “Ya no tengo que enseñarles cómo ir de un lado para otro o mostrarles cómo hacer un fardo. Con el ajuste integrado en el VR2040, estamos haciendo una hilera de 1,6 a 1,8 m (5½ a 6 pies), entonces lo único que tienen que hacer es permancer centrado sobre esa hilera y formar todas las veces un fardo perfecto”.


Breitkreutz observa que el ancho más amplio del rastrillado también permite al operador del rastrillo reducir su velocidad y formar una hilera mejor – aunque haya tenido que ir hasta 22 km (14 milas) por hora para ir por delante de 3 enfardadoras en un campo de maíz. Aunque la mayoría de las cañas de maíz se enfardan especialmente como camas, tienen varios clientes que quieren usarlas como forraje. Ahí es cuando más aprecia la suspensión hidráulica y la flotación de ruedas independiente.

“Para esos clientes, reducimos la presión a un valor de 950 a 1000 lb para que apenas se deslice por encima de los rastrojos”, dice. “Eso nos permite recoger la mayoría de los residuos sin que entre polvo o residuos en los fardos”, añade, indicando que incluso deja atrás las bolas de raíces con tierra. “En realidad preparamos fardos distintos para esos clientes y nos dicen que les gustan mucho”.

El VR2040 también es beneficioso para el heno que Circle B siega y enfarda hasta tres veces al año. En realidad la tierra pertenece a la cooperativa Southern Minnesota Beet Sugar y se usa como vertedero de aguas residuales del procesamiento de remolachas.

“No solamente hay mucho heno por corte, sino que tenemos poco tiempo para cortarlo y enfardarlo para que puedan volver a poner el agua allí”, cuenta. “Desde que compramos el VR2040 y una oreadora TE330 de Vermeer, enfardamos el heno mucho más rápidamente que hace un año, lo que hace que la fábrica esté también más satisfecha. Si la persona en el rastrillo puede empezar por adelantado, puede ir por adelante de tres enfardadoras”.

Breitkreutz dice que cinco pulgadas de agua, que contiene una solución de azúcar del dos por ciento, aplicadas cada semana producen un cultivo denso y frondoso. Eso significa que tienen que orearlo un mínimo de dos veces antes de rastrillarlo por delante de las enfardadoras. El verano pasado, después de unas lluvias a destiempo, tuvieron que orear una parte del campo cinco veces antes de poder enfardar. De todos modos, no tiene nada más que comentarios buenos de sus equipos Vermeer.

“Es un difícil encontrar una oreadora que tenga tantos kilómetros acumulados como la TE330, especialmente en terrenos tan irregulares como algunos de estos”, dice. “De hecho, la última vez que tuvimos tanto el Vermeer VR2040 como nuestro rastrillo de ruedas en el mismo campo, las barras de ambos estaban "martillando" una y otra vez. No obstante, las ruedas del VR2040 estaban simplemente flotando siguiendo el contorno, mientras que las ruedas del antiguo rebotaban simplemente por todas partes”.

“Además, ya hemos cubierto unos 800 hectáreas (2000 acres) de heno y al menos 800 hectáreas (2000 acres) de cañas de maíz desde que lo compramos”, continúa. “Sin embargo, todavía no hemos reemplazado ni un solo
diente.”

“Poder disponer de un rastrillo de alta capacidad de este tamaño y durabilidad definitivamente nos ha ahorrado dinero y ha aumentado nuestra productividad en gran medida”, concluye. “Estamos estudiando la posibilidad de cambiarlo por otro más el año que viene”.

SIEMPRE HABRÁ SITIO PARA LOS RASTRILLOS

“La función que desempeña el rastrillo de heno no desaparecerá nunca”, insiste Mike Kindley. “Hemos visto la evolución de los rastrillos a estilos diferentes con nuevas características avanzadas, pero siempre habrá sitio para rastrillos en la producción de forraje de calidad”.

Como especialista de respaldo de servicio técnico para Vermeer, Kindley ha visto muchos ejemplos. Mientras otros productores siguen segando heno sin una acondicionadora y usan un rastrillo para formar una hilera, el dice que otros usan un rastrillo por razones económicas o de calidad.

“Todo depende del clima, de las condiciones de secado, de la capacidad de la enfardadora, etc.”, dice. “Sin embargo, la función que desempeña un rastrillo hoy en día está relacionada principalmente con el control de la humedad y la capacidad de la enfardadora, que consiste en unir dos o más hileras para que una enfardadora de alta capacidad pueda hacer menos pasadas sobre el campo. Con el ajuste apropiado del ancho del rastrillado y de las hileras, se puede producir una hilera que se adapte perfectamente a la cámara de enfardado”, añade.

Mientras Vermeer y su competencia ofrecen varios estilos y modelos de rastrillo diferentes, Kindley observa que, por lo general, los rastrillos de cesta, como los rastrillos de la serie R de Vermeer, y los rastrillos giratorios son los mejores para cultivos de gran volumen, como la alfafa irrigada y el henolaje. Eso es especialmente cierto en el caso de alfalfa de calidad para vacas lecheras, ya que las cestas del rastrillo son impulsadas por motores de toma de fuerza o hidráulicos y no requieren contacto con el terreno o los rastrojos. Por lo tanto, hay menos posibilidad de que entren piedras, tierra o cenizas en el cultrivo y se reduce la posibilidad de dientes rotos.

Por el contrario, los rastrillos de ruedas, son ideales para el heno, cultivos menos densos y tallos y hojas de maíz.
Sin embargo, cuando se ajustan apropiadamente, también pueden ser muy suaves con las legumbres, ya que las ruedas y los dientes se mueven más lentamente que en rastrillos de otros diseños. Los modelos de Vermeer van desde el rastrillo Rebel RB20 sencillo de precio económico, en el que las ruedas flotan por pares, hasta los rastrillos de ruedas con carrito VR820, VR1022 y VR1224, que permiten el ajuste con un pasador de presión descendente de las ruedas.

No obstante, es posible que Kindley esté más impresionado con los rastrillos de ruedas de alta capacidad VR1428/VR2040, que ve como un término medio entre los dos tipos de rastrillos.

“Primero, esto modelos proporcionan una gama amplia de anchos de rastrillado tanto para cultivos ligeros como densos”, dice. “Sin embargo, la mejor característica es la suspensión hidráuica y la flotación independiente en cada rueda. Gracias al control preciso, el operador puede ajustar la presión de suspensión hasta el punto que las ruedas dejen cualquier suciedad y cenizas detrás. Hasta se puede ajustar el rastrillo para dejar una porción deseada de residuos en un campo de maíz, mientras el resto se rastrilla formando una hilera”, añade. “Además de una gama de movimiento de más de 2,4 m (8')
y un cilindro de suspensión en cada rueda, respaldado por un acumulador cargado de nitrógeno, el VR1428 y el VR2040 son mucho más flexibles que un rastrillo de cesta en un terreno irregular”.

Sea cual sea el tipo de rastrillo, Kindley insiste que el nivel de humedad al rastrillar es el factor más importante. Es por eso que recomienda también usar el accesorio separador central, que es opcional en todos los modelos. Al levantar y voltear el centro del ancho, se mezcla todo el cultivo y se permite secar toda la hilera por igual.

¿Le gustaría leer más artículos como este? Makin’ Hay es una publicación trimestral de Vermeer dedicada enteramente a la industria del heno y forraje. Para leer más artículos como este puede inscribirse para recibir su copia GRATIS de Makin' Hay. Inscríbase haciendo clic aquí y después busque el último ejemplar en su buzón de correo